Ni antibióticos, ni hormonas… ni LECHES

Como futuro Tecnólogo de los Alimentos éste es uno de los temas de los que más me fastidia que se hable sin tener ni idea.

No es la primera vez (ni seguro que la última) que navegando por las redes me encuentro con diferentes post donde se critica, o se desaconseja, el consumo de leche por su contenido en hormonas, antibióticos, pus, otros medicamentos… Si estos post fueran provenientes de países de fuera de la UE, donde la legislación es diferente, bueno. Pero en el caso de España no está fundamentada dicha opinión.

Así es, una de las ventajas de vivir en Europa es la seguridad alimentaria y, por tanto, la calidad que se nos garantiza en los productos alimenticios. Entre ellos, por supuesto, la criticada leche.

La mayoría de leyes que existen en materia de alimentación están elaboradas por la Comisión Europea y se aplican en toda la UE. Existen también algunas leyes propias de cada país.

Hormonas no

Tan fácil como que dar hormonas a los animales de producción (carne, leche…) para fomentar su crecimiento está prohibido desde hace ya unos años. REAL DECRETO 2178/2004, de 12 de noviembre, por el que se prohíbe utilizar determinadas sustancias de efecto hormonal y tireostático y sustancias beta-agonistas de uso en la cría de ganado. (https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2004-19312

Antibióticos. Muy regulados.

Como muy bien afirma Miguel Ángel Lurueña (Doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y creador del blog Gominolas de Petróleo) en un atrículo de Buena Vida-El País: “En el caso de que se administren, es necesario respetar un tiempo de espera para lograr que el animal metabolice estas sustancias, de modo que finalmente no estén presentes en la leche (o en la carne) en cantidades que puedan representar un riesgo para la salud.” 

Dichas cantidades están también reguladas por ley europea de aplicación directa. REGLAMENTO (UE) No 37/2010 DE LA COMISIÓN de 22  de  diciembre de 2009 relativo a las sustancias farmacológicamente activas y su clasificación por lo que se refiere a los límites máximos de residuos en los productos alimenticios de origen animal (https://www.boe.es/doue/2010/015/L00001-00072.pdf). Con sustancias farmacológicamente activas también se refiere a antibióticos. Cada uno posee su LMR o Límite Máximo Residual.

Además de todo lo anteriormente mencionado, es a la propia industria alimentaria a la que, en muchos casos, no le interesa que existan residuos de antibióticos en la leche. Se debe a que estos pueden interferir en el desarrollo de bacterias que intervienen en los procesos de fermentación de la elaboración de derivados como el yogur.

Patógenos: de esto sí es mejor que no lleve…

Eso que lees en los envases de leche que pone UHT o pasteurizada no es más que un indicador de que ha sido sometida a tratamiento térmico a altas temperaturas para garantizar la ausencia de microorganismos patógenos. O lo que es lo mismo, bacterias/virus que te pueden producir daños o enfermedades. Y es que resulta que la leche contaminada por un microorganismo patógeno puede llegar a ser letal.

Resulta muy curioso como algunos prefieren el consumo de leche cruda “porque esta menos tratada” cuando el número de brotes bacterianos (en algunos casos llegándose a necesitar hospitalización) asociados al consumo de la misma solo va en aumento.

Además el tratamiento térmico apenas afecta al valor nutritivo. La diferencia a nivel nutricional entre la leche procesada (tratamiento térmico) y cruda (sin tratamiento térmico) es mínima.

leche uht
Leche UHT

 

Conclusiones

Antes de hacer una fácil y sensacionalista crítica a cualquier producto, lo mejor es estar al tanto de la legislación vigente al respecto. Hoy he hecho referencia a la leche, pero muchos otros productos como la carne de pollo y demás productos de origen animal no se libran de publicaciones similares y comentarios difamatorios sin fundamento

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Ni antibióticos, ni hormonas… ni LECHES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *